Tras meses confinados por el coronavirus la desescalada devuelve las compras a nuestra rutina diaria. Pero esta traumática ruptura con la normalidad ha dejado su marca en los gustos del cliente o mejor dicho en sus necesidades. Dime tú si eres de los que cree que la sociedad se preocupara más por el futuro, o por el contrario, invertirá más en el ahora. Sigue leyendo para saber si estás en lo cierto y qué relación guarda con ello el carmín rojo como indicador económico.

El carmín rojo indicador económico
pintalabios  carmín guerra coronavirus covid
En tiempos de crisis, gustos de golondrinas El carmin rojo indicador de las nuevas compras tras el coronavirus

Debemos retroceder hasta el mayor trauma de la Europa del siglo pasado, la Segunda Guerra Mundial, para encontrar un suceso comparable en efectos sobre el consumo. Tomemos como ejemplo el sector de la moda, muchas veces clasificado como de lujo o bien no necesario para realizar dicha comparación.

Los años de combate fueron caracterizados por una extrema sobriedad en la vestimenta, motivada por la escasez de materiales tan básicos como la lana. Por lo que hubo que abandonar patrones complejos y buscar el centímetro en faldas y chaquetas estandarizadas. En momentos como los descritos mantener la moral es de vital importancia, mientras se combate al virus o al rival.

De la misma forma que se animaba a los soldados en el frente de batalla se debía hacer con las mujeres que se habían quedado a cargo de la familia, se introducían en el tejido industrial de forma masiva por primera vez y atendían hospitales abarrotados de heridos. Winston Churchill lo sabía. Las mujeres de la época habían vivido una abrupta ruptura de sus vidas tradicionales y centradas en la familia. «¡La belleza es tu deber!» («Beauty is your duty!») titulaba el ‘Vogue’ en 1941.

Esto fue debido a que el pintalabios rojo fue clasificado como bien de primera necesidad. No debería sorprender a nadie que haya pasado por una facultad de publicidad o marketing esta decisión del primer ministro inglés. Es un caso perfecto para la aplicación de la teoría de la Pirámide de Maslow. El carmín empodera a la mujer y le recuerda su individualidad en un momento en el que se apelaba a la colectividad como fuerza ante el enemigo. Además de servir de contrapeso a la estética nazi de la época que rechazaba el uso del maquillaje. Por lo que el carmín cubría una necesidad social de pertenencia al grupo a la vez que reforzaba su intimidad sexual y mejoraba su autoestima.

————————————Winston Churchill lo sabía, las mujeres de la época habían vivido una abrupta ruptura de sus vidas tradicionales y centradas en la familia. «¡La belleza es tu deber!» («Beauty is your duty!») titulaba el ‘Vogue’ en 1941. ————————————

[ Emily en París: mitos sobre una Marketing Assistant ]

De la historia del pintalabios rojo y de su transformación como indicador de la demanda debemos aprender a no obviar las necesidades no básicas del cliente. El ser humano quiere curarse físicamente pero también moralmente para seguir adelante. La herida continental causada por la guerra lejos de convertirse en un anclaje a los gustos austeros de la contienda fue el prólogo de una búsqueda de colores tras el fin de los bombardeos. Porque en tiempos de crisis, gustos de golondrinas. De igual manera sucedió tras la guerra de Vietnam y el movimiento hippie o la transición española y la llamada movida.

coronavirus covid
 almodovar rossydepalma lamovida En tiempos de crisis, gustos de golondrinas El carmin rojo indicador de las nuevas compras tras el coronavirus
Una nueva realidad y una vieja tendencia.

Tras meses confinados por el coronavirus la desescalada devuelve las compras a nuestra rutina diaria. Pero esta traumática ruptura con la normalidad ha dejado su marca en los gustos del cliente o mejor dicho en sus necesidades. Dime tú en los comentarios si eres de los que cree que la sociedad se preocupara más por el futuro, o por el contrario, invertirá más en el ahora. La irrupción del Covid-19 apenas ha trastocado las ventas de carmín rojo, aún teniendo en cuenta el gran impedimento del uso de la mascarilla.

La obsesión por los colores nude abanderados por la familia más mediática, las Kardashian, parece resistir a la tendencia hacia los colores vivos que se suele dar tras las crisis. Mientras la más famosa del clan Jenner-Kardashian lanza una paleta de colores pastel una vez más, las marcas de cosmética más cotizadas, como NYK se adelantan al mercado y lanzan sombras de colores uniformes y de alta pigmentación. Demostrando la importancia del de la teoría del carmín rojo como indicador de la economía. Un nombre y una reputación como el de la reina de instagram Kim Kardashian no es éxito asegurado para la compañía si esta no está acompañada de un estudio de mercado riguroso. Más aún en tiempos de incertidumbre cómo este.

coronavirus covid
NYK Paleta maquillaje En tiempos de crisis, gustos de golondrinas El carmin rojo indicador de las nuevas compras tras el coronavirus
Ultimate Pallete (2020) NYK
coronavirus covid
NYK Paleta maquillaje kardasian jenner kim kylie En tiempos de crisis, gustos de golondrinas El carmin rojo indicador de las nuevas compras tras el coronavirus
Classic Palette (22 Junio 2020)Instagram kkwbeauty

Esta situación se repite en cada sector. Existen empresas que han situado su promesa de marca en el confinamiento mientras otras lo hacen en la desescalada asociándose a valores como la alegría y la diversión frente al cuidado y la introspección. Mientras que marcas como Bimba y Lola hacen una reivindicación del color y de la forma, mientras otras marcas amplían su catálogo de ropa de estar por casa y pijamas. Una respuesta al mercado que suponemos responde a una visión de la empresa distinta, pero de lo que sí estamos totalmente seguros es de la necesidad de la digitalización de la empresa.

Una fábrica de muebles puede optar por centrar su catálogo post-covid en los muebles de jardín que adornarán junto a las ahora populares piscinas o puede mejorar su catálogo de muebles de despacho ahora que el trabajo comparte tabique con la cocina pero lo que es imperativo es su transformación digital. Desde la incorporación de ella en la producción y distribución hasta la creación de un e-commerce. Siendo esta también de vital importancia en la recopilación de datos de los clientes. Para contrastar los resultados con nuestros conocimientos técnicos y descubrir si sigue aún vigente la teoría del carmín.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.